No es bueno tanto odio

Ramón López

Odio la guerra y los organizadores, odio el hambre y a quienes dan lugar a la pobreza, a la miseria y a la esclavitud, odio a las religiones porque someten a las personas en nombre de supuestos dioses, las engañan, son hipócritas en grado sumo y sus jerarcas viven espléndidamente, odio la demagogia de algunos políticos que tratan de ganarse al pueblo con falsedades revestidas de alguna verdad. Sigue leyendo

Anuncios