Felicidades Pepi

 

César Torres Martín

 

España está sumida en una profunda crisis económica concretada en el enorme déficit del Estado, cuya situación se agrava con la disminución del comercio con América. El descontento del pueblo, la oposición de nuestra aristocracia y adinerados, y la discrepancia del clero por la posible desamortización de sus bienes, propician que el grupo que estaba en la oposición consiguiera acabar con el gobierno.
Uy, perdón, estoy hablando de principios del siglo XIX [cualquier parecido con la actualidad… no es una coincidencia].
Sigo.
Total, que España vuelve a aliarse con Francia, y el primer ministro español por aquel entonces, Manuel Godoy, firma con Napoleón el Tratado de Fontainebleau (27-octubre-1807), cuyo acuerdo autorizaba la entrada y el establecimiento de tropas francesas en España. La excusa era invadir Portugal. Y evidentemente, en el fondo, se trata de una camuflada invasión.
A favor de esto estaba el rey, Carlos IV, y en contra su hijo Fernando, el Príncipe de Asturias, el cual encabeza una rebelión popular en contra de esta ocupación, el conocido Motín de Aranjuez (19-marzo-1808). De ahí provino la abdicación del primero sobre el segundo, convirtiéndose en Fernando VII [si se quiere hacer otro paralelismo con la actualidad, aunque sea por otros motivos y menos conflictivos, también se habla de que el rey Juan Carlos I deba abdicar en el Príncipe Felipe. En fin, ya se verá].
Entonces Carlos va lloriqueando a Napoleón y le pide que medie para recuperar el trono usurpado. Y el gabacho, que tenía de espabilado lo que le faltaba de altura, ante esta falta de personalidad y patriotismo español, reunió en Bayona a ambos con una gran estrategia propia del mejor culebrón (conocido como las Abdicaciones de Bayona). Napoleón intervino para que Fernando declinase de nuevo en su padre, con el que a su vez tenía pactada otra abdicación a favor de su hermano, José Bonaparte. El descontento del pueblo se colmó hasta derramarse por los cuatro costados, estallando el 2 de mayo de 1808 una insurrección popular antifranceses como preámbulo de la Guerra de la Independencia (1808-1814) [y esta insurrección todavía pervive, basta recordar la indignación suscitada por los guiñoles de Canal Plus Francia contra nuestros deportistas españoles… Qui fait l›envie mauvaise].
Se crea así la Junta Suprema Central (25-septiembre-1808), que asumía los poderes ejecutivo y legislativo españoles durante la ocupación napoleónica, constituida inicialmente por treinta y seis diputados provenientes de las Juntas Supremas de las capitales, y cuya primera presidencia asumió el Conde de Floridablanca, José Moñino y Redondo. La primera sede estuvo en Aranjuez, aunque los lances de la guerra la trasladaron después a Sevilla, San Fernando (Cádiz) y finalmente a Cádiz, y de ahí las Cortes de Cádiz, en el Oratorio de San Felipe Neri.
De todas las acciones desarrolladas, será la redacción de la Constitución Española el proyecto principal que se destaca. Fue aprobada el 11 de marzo de 1812, publicada el día 18 y jurada al día siguiente, 19 de marzo, por los 184 diputados presentes de los 204 que integraban la Cámara entonces [anda, mira, aquí empezaron los políticos a aumentar su número y a chupar del pueblo].
Aprovechando la nutrida lectura realizada en provecho de este artículo para rendir homenaje a La Pepa, sería interesante concluir destacando los rasgos principales de la bicentenaria Constitución de 1812 [por cierto, año también bisiesto]:
· Soberanía nacional, frente a la monárquica. El poder reside así en la nación.
· Se dividen los Poderes. El legislativo: una Cámara, o Cortes Unicamerales. El judicial: los tribunales. Y el ejecutivo: el Rey, pero con limitaciones (sus órdenes deben ir validadas por la firma del Ministro correspondiente, no puede disolver las Cortes; veto suspensivo transitorio durante dos años y tras ello la decisión de las Cortes se convierte en ley, nombra a los ministros pero estos deben ser refrendados por las Cortes -doble confianza-).
· Establecimiento de un nuevo derecho de representación, en el cual la nación ejerce su soberanía mediante sus representantes en Cortes.
· Instauración de un procedimiento electoral complejo, que será por sufragio universal masculino indirecto en cuarto grado. Esto es, tenían derecho de voto todos los hombres mayores de 25 años, que elegían a unos compromisarios que a su vez elegían a los diputados.
· Igualdad de los ciudadanos ante la ley. Aunque esto choca con el anterior rasgo destacado.
· Se prescinde de toda referencia a los territorios con fueros, o lo que es igual, no se reconocen. Sin embargo, los regímenes forales de las provincias vascas y de Navarra no se derogaron de manera explícita.
· Reconocimiento de derechos individuales: a la educación, libertad de imprenta, inviolabilidad del domicilio, a la libertad y a la propiedad.
· La única confesión religiosa permitida es el catolicismo. Y es que, aún siendo chocante con el espíritu avanzado de la constitución, era necesario contar con la colaboración del clero en la lucha contra los franceses.
Teniendo en cuenta su gestación y lo que ha supuesto para nuestra historia, solamente queda decir que ¡Viva La Pepa… y los que la parieron!
Por cierto, cuando acabó la Guerra de la Independencia y volvió Fernando VII a reinar, casualmente tal día como ese, un 19 de marzo, pero de 1830, publicó la Pragmática Sanción, mediante la cual quedaba derogada la Ley Sálica (que impedía el acceso al trono de las mujeres). Con esto apartaba provisoriamente a su hermano, el Infante Carlos, de la corona en favor de sus hijas, Isabel y Luisa Fernanda, y que fue el detonante de la primera de las guerras carlistas.
Calma, ya acabo, no se preocupe el lector, que esta es otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s