Entrevista a Mª Dolores Rodríguez Vicente

Si les digo que en esta ocasión hemos entrevistado a María Dolores Rodríguez Vicente, algunos podrían saber a quién nos referimos, pero si les digo que hemos entrevistado a Mariki seguro que son muchos más quienes la reconocen. La Junta de Andalucía editó en el año 2006 un libro titulado “75 años de historia del baloncesto andaluz”, y junto a nombres y equipos tan ilustres como las Tamayo, Ramón Guardiola o el Universitario, en un rinconcito de sus páginas aparece el de Mariki (bueno, en este caso María Dolores Rodríguez). Una honra de la que pocos granadinos de este deporte pueden presumir. Muchas generaciones de jugadores y jugadoras han pasado por su dirección, y es que no se puede hablar del baloncesto granadino en particular, y del andaluz y nacional en general, sin hacer mención a Mariki.

César (C).- ¿Cuántos años en el baloncesto?
Mariki (M).- Más de treinta años, repartidos entre jugadora y entrenadora.
C- ¿Por qué este deporte?
M.- He tenido la suerte de practicar muchos deportes, esquí nórdico, atletismo, fútbol, voley… Estudie en Caja de Ahorros, donde el deporte era una asignatura más, mi profesor de Física y Química era también mi entrenador de baloncesto y esquí, Andrés Pérez Prieto. Estuve muchos años compaginando cada fin de semana ambos deportes, hasta que me di cuenta que el baloncesto, al ser un deporte de equipo, me llenaba más, compartía más cosas con mis compañeras. Aunque con el esquí disfrute mucho en la competición, y sobre todo con todos mis compañeros, que convivíamos durante largas temporadas en Sierra Nevada.
C.-Si te pregunto por tus orígenes, ¿cuáles son los primeros recuerdos?
M.- Como bien he dicho antes, mi colegio fueron mis orígenes. Recuerdos muchos, quizá destacar uno que nunca olvidaré, uno de mis primeros partidos en el colegio. Eran las 17h, hora de salida de clase, y prácticamente se quedó todo el colegio -profesores, alumnos,…- a ver un partido que teníamos. La pista estaba llena de gente, fue muy especial. A partir de ese día todos me conocían y preguntaban cómo iba la temporada. Te sentías más respetada con tus compañeros. Fue muy bonito.
C.- ¿Cómo empezaste a entrenar?
M.- Fue fácil. Llegó el momento en que te das cuenta que como jugadora no tienes futuro, eres normalita, aunque con mucha ilusión. Empecé a compaginar la faceta de entrenadora con la de jugadora, entrenaba en las Escuelas Municipales y en Regina Mundi. Hasta que definitivamente llegó el día en que decidí sacarme el título de Monitora y dejé la cancha para pasar definitivamente a la dirección. A partir de ese día no he vuelto a salir de los banquillos.
C.- Después de tantos años, ¿cómo ha evolucionado tu perspectiva como entrenadora?
M.- El baloncesto ha cambiado mucho, y lógicamente para estar al día tienes que reciclarte como entrenadora. Aprendes y maduras en todos los aspectos, tanto deportivos como a nivel mental y de trato con un equipo, que creo que es la faceta más difícil del entrenador. Con los años tus valores como entrenadora cambian, evidentemente dependiendo de la categoría del equipo que entrenes. Pero es cierto que la juventud de ahora lo pone más difícil, ya que su capacidad de sacrificio y entrega, y principalmente su escala de valores, no tiene nada que ver con generaciones pasadas. Esta situación marca mucho la labor de un entrenador. Toda esta transformación hace que igualmente evoluciones y encuentres situaciones totalmente diferentes a las de hace diez años por ejemplo.
C.- ¿Qué necesita un jugador de baloncesto de su entrenador?
M.- Antes que la enseñanza a jugar, mejorar deportivamente y transmitirles unos valores que seguro que en su día a día van a necesitar. Hoy en día la enseñanza presenta otras directrices, los jugadores demandan que a nivel técnico el entrenador tenga los máximos conocimientos posibles, que a su vez les ayuden a mejorar a ellos. Pero es en el ámbito extradeportivo donde los jugadores de ahora necesitan un entrenador que sea comunicativo, no muy estricto, amigo en algunos casos, y sobre todo que aunque no les haga evolucionar deportivamente sea “su colega”. Como ley de vida que es, los jóvenes “creen saberlo todo”, y esa es una dificultad que se acentúa actualmente en nuestra sociedad, no solo a nivel deportivo sino también en la convivencia del día a día, en casa, colegio, amigos… Para mi, a día de hoy, un entrenador tiene mucha influencia en la educación y transmisión de valores en los jugadores, y eso es una responsabilidad que no todos somos capaces de asumir. Por eso los entrenadores somos para los jugadores en estos momentos mucho más, somos psicólogos, educadores, colegas, etc., que realmente es lo que necesitan. Y lo más importante, a veces los padres es lo que buscan también.
” En 15 años trabajando en el C.B.Granada es muy doloroso encontrarse en esta situación, a la que nos ha llevado gente que no le ha importado nada el baloncesto granadino”
C.- ¿Y qué necesita un equipo de su entrenador?
M.- El baloncesto puede que sea de los deportes de equipo que más necesita ser eso, un “equipo”. A nivel técnico y táctico casi siempre se requiere la intervención de más de un jugador, las acciones individuales se dan esporádicamente. El entrenador en un equipo debe ser el eslabón, el director de orquesta, en definitiva la pieza clave que lo haga funcionar como tal. Es el responsable de que todo funcione dentro y fuera de la pista, tanto a nivel deportivo como extradeportivo. Un equipo necesita de un entrenador implicación, trabajo, humildad, dotes de mando, capacidad para manejar grupos. Ser un líder.
C.- ¿Alguien a quien destacar que te haya estimulado?
M.- La lista sería larga, he tenido la suerte de trabajar con los mejores entrenadores de Granada, entonces seguro que se me olvida alguien. En mis inicios Rafa García Montes en el colegio El Carmelo, después quien me dió una gran oportunidad fue Fernando Pin para entrenar en Universidad, y más adelante Quique Gutiérrez que contó conmigo para incorporarme al CB Granada.
C.- ¿Qué te ha dado y quitado el baloncesto?
M.- Mucho en ambos sentidos. Quitarme, pues por mi forma de trabajar e implicación, me ha privado de muchos acontecimientos familiares, y una relación más directa con mis amistades, siempre he interpuesto mis compromisos deportivos a todo lo demás. Pero a la vez me ha dado mucho, mis mejores amigos los tengo gracias al baloncesto, me ha hecho crecer como persona, y sobre todo me ha dado trabajo.
C.- Actualmente tu ocupación principal está en la Fundación C.B. Granada. Cuéntanos cuál es tu labor.
M.- A día de hoy soy la Directora Técnica de la Fundación, puesto que compagino con el de Directora de las Escuelas de Baloncesto, coordinando el trabajo de 20 educadores deportivos y más de 400 niños. Llevo la gestión de la instalación deportiva Pabellón Veleta, que actualmente tenemos cedida por el Ayuntamiento. Además de la organización de eventos, campus, concentraciones y todas las actividades que se proyectan a lo largo de una temporada.
C.- ¿Qué opinión te merece el devenir y los acontecimientos que han envuelto al C.B. Granada?
M.- Después de quince años trabajando en el CB Granada, es doloroso encontrarse con esta situación, a la que nos han llevado gente que realmente no le importa ni le ha importado el baloncesto granadino. Mi valoración hacia esas personas seria muy dura, por eso me la reservo. Pero dentro de mi sé que en Granada hay gente muy cualificada para luchar porque el baloncesto no se pierda, lógicamente no será a través del CB Granada, ya que estamos en un punto en que el Club tiene poca solución, pero si a través de la Fundación, y ahí lo dejo.
C.- Entonces, ¿algún proyecto de futuro?
M.- El más inmediato terminar esta temporada que esta siendo muy severa, e intentar luchar para que todos los proyectos en los que tantos años llevo trabajando no mueran. Principalmente mi proyecto más ambicioso ahora mismo es mantener la Fundación viva, y con ella volver a crecer para que el baloncesto granadino vuelva donde se merece y siempre ha estado.
C.- Un deseo que cumplir a corto o medio plazo
M.- Seguir trabajando en el baloncesto y por el baloncesto, que a día de hoy no es poco.
C.- Muchas gracias Mariki. Ha sido un placer.
M.- Gracia a ti, César, y a Noticias del Genil. Un placer.

Por César Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s