Análisis y prevención de los factores de riesgo cardiovascular

Dentro de las enfermedades cardiovasculares, las dos más importantes son: la cardiopatía isquémica y las enfermedades cerebro vasculares. Ambas suelen aparecer de forma aguda, debido a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o hacia el cerebro. La obstrucción más frecuente, es la formación de acumulo de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos.

Cardiopatía isquémica: Es una enfermedad causada por la arterioesclerosis de las arterias coronarias que son las que irrigan el músculo cardiaco. La arteriosclerosis es, un proceso lento que se inicia en los primeros años de vida y va aumentando con el paso de los años, debido a la acumulación de grasas, de células inflamatorias y de colágeno, que van provocando el estrechamiento de las arterias coronarias.
Cuando la placa de ateroma produce un conflicto entre el aporte de oxigeno al miocardio y sus necesidades, se producirá una angina de pecho o un infarto agudo de miocardio
Enfermedad vascular cerebral: Si los vasos sanguíneos cerebrales se afectan, bien por una isquemia o bien por una hemorragia, pueden producir daños reversibles o irreversibles a nivel del encéfalo. El ICTUS es la más conocida y cuyo término agrupa: la hemorragia cerebral y subaracnoidea y el infarto cerebral. En general estas enfermedades son las que producen mayor grado de incapacidad.
Existen una serie de elementos, cuyo efecto se ha investigado y que contribuyen a la aparición de las enfermedades cardiovasculares, son los llamados factores de riesgo, que analizaremos a continuación.
Menos sal, menos peso, menos tabaco y más ejercicio pueden llegar a sustituir a la medicación
Factores de riesgo
Un 80% de los factores de riesgo, se pueden modificar y son los que a continuación iremos enumerando. En los restantes no podemos influir ya que nos vienen determinados por la edad, el sexo, la herencia etc.
Hemos de tener en cuenta que, cuantos más factores de riesgo acumule una  persona, mayor será la probabilidad de padecer la enfermedad
Hipertensión arterial: Los fármacos  antihipertensivos son necesarios, pero si usted padece HTA, deberá también, restringir la ingesta de sal, disminuir de peso, realizar ejercicio físico moderado al menos una hora diaria y evitar el estrés.  En ocasiones con solo estas medidas logramos reducir las cifras tensiónales sin necesidad de medicación.
Tabaquismo: Es considerado el factor de riesgo más importante en los pacientes con enfermedad cardiovascular. La reducción en el consumo de tabaco permite una reducción significativa del riesgo de aparición de complicaciones ateromatosas (enfermedad coronaria, enfermedad vascular cerebral). En los Centros de Salud existen terapias de grupo que tienen como objetivo el abandono completo del hábito de fumar. También se puede asociar el uso de fármacos.
Diabetes:
La Asociación Americana del Corazón calcula que el 65% del paciente diabéticos mueren de algún tipo de enfermedad cardiovascular
Si usted es diabético debe tener un buen control de sus niveles de glucosa en sangre, de su tensión arterial y del colesterol, recibir el tratamiento adecuado, reducir la ingesta de hidratos de carbono (azucares) y alcohol y realizar ejercicio físico.
Obesidad: Aumenta el trabajo cardiaco especialmente a la movilización y generalmente se acompaña de otros factores de riesgo como la dislipemia, HTA e hiperglucemia. La reducción de peso mediante restricción de grasa y azucares y ejercicio físico es obligatoria para los obesos y recomendable para los que tienen sobrepeso. Si usted padece obesidad o sobrepeso deberá evitar comidas copiosas, cenar en exceso y vigilar estrechamente las calorías que consume a diario. Es aconsejable el empleo de verduras y frutas frescas, legumbres, pescado y aceite de oliva en crudo y no reutilizados. Vigilar su tensión arterial, colesterol y glucemia.
Debemos hacer una llamada especial a las personas con cargos en las administraciones públicas para que intervengan en los suministros de comidas saludables en los comedores escolares, universitarios, etc
Sedentarismo: Es la falta de actividad física que puede conllevar a la aparición de fenómenos tromboembólicos. Las actividades físicas como gimnasia de mantenimiento, caminar, montar en bicicleta, nadar, jardinería, jugar a los bolos… queman calorías, evitan el acumulo de grasa, controlan los niveles de colesterol, previenen la obesidad y la diabetes. Además fortalece el músculo cardiaco y el flujo sanguíneo. Las personas que realizan ejercicio físico regular, disminuyen el riesgo de presentar un accidente cerebro vascular, reducen a la mitad el riesgo de presentar un episodio coronario y por lo tanto tienen una expectativa de vida superior a la de las personas sedentarias.
Los políticos también deben de contribuir en la creación de entornos saludables con vías para peatones exentas de contaminación, agujeros, piedras, obstáculos, tráfico… con el fin de evitar los accidentes urbanos tan frecuentes en personas de edad con dificultad para la locomoción o de visión, pero que necesitan mantener su actividad física
Hiperlipemia: Es el aumento del colesterol LDL (malo) y la disminución del colesterol HDL (bueno). Si usted tiene el colesterol alto el médico valorara la necesidad de medicación. La dieta mediterránea, basada en el consumo de aceite de oliva, pescado, verduras, legumbres y fruta, resulta aconsejable. Se evitaran las comidas copiosas, el sedentarismo y la obesidad.
Consumo de alcohol: El excederse de un consumo moderado de alcohol puede ocasionar problemas tales como HTA, accidentes cerebrovasculares, enfermedades del músculo cardiaco etc. A menudo aumentan la grasa corporal y se desaconseja en personas con triglicéridos elevados.
Estrés: Al parecer el estrés actúa como un factor contribuyente al riesgo cardiovascular, porque aumenta la frecuencia cardiaca, aumenta  la tensión arterial por la liberación de adrenalina y aumenta la concentración de factores de coagulación, situación que puede llegar a obstruir total o parcialmente algún vaso sanguíneo. Una persona que no controla la situación de estrés puede optar por reconfortarse comiendo o fumando en exceso con lo cual aumentamos a su vez los  factores de riesgo. Son aconsejables los ejercicios de relajación, yoga, un descanso de la situación que provoca el estrés… y si lo requiere tratamiento medicamentoso.
Anticonceptivos hormonales: Aumentan el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en mujeres que fuman o tienen otros factores de riesgo o son mayores de 35 años. Según la Asociación Americana del Corazón, las mujeres que toman anticonceptivos hormonales deben realizarse chequeos anuales que incluyan control de la tensión arterial, análisis del colesterol y glucemia principalmente.
Pero sobre todo recuerde algo que leí en alguna parte:
“Nunca es demasiado tarde ni demasiado temprano para comenzar a mejorar la salud cardiovascular.”

A. Maldonado Larroque
Médico de Familia del Centro de Salud Góngora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s