Los Tajos de Alhama: monumento natural

Juan Fernando Cañadas Caldito

Los amantes de la naturaleza granadina, nos hemos llevado una alegría enorme al finalizar el año, cuando la Junta de Andalucía ha declarado los Tajos de Alhama de Granada como Monumento Natural, convirtiéndose de esta forma en el séptimo lugar que goza de esta figura de protección ambiental en nuestra provincia.
Paraje formado por la erosión fluvial del río Alhama, sobre calcarenitas bioclásticas y conglomerados del mioceno, encajonado en unas impresionantes paredes verticales que en algunos puntos superan los 50 metros de desnivel y donde se pueden observar los diferentes estratos (historia de sedimentaciones sucesivas), ordenados en función de su edad geológica e incluso fósiles de origen marino.
La vegetación ribereña es espectacular, encontramos sauces, chopos blancos, mimbres, olmos, higueras y álamos, también zarzas, hiedras, juncos, romeros, torviscos, peonías, zapatitos de la virgen, etc.
La fauna, va desde reptiles y anfibios, tales como varios tipos de culebras, galápagos, ranas y sapos, hasta una enorme variedad de aves, desde el buitre común, hasta las palomas bravías.
Los tajos tienen una superficie aproximada de un millón de metros cuadrados, y rodea por el sur el cerro donde se asienta el municipio.
En los tajos encontramos varios parajes como la Fuente de la Teja, las Escaleras del Diablo junto a la cueva del Enchinar o las Escaleras de las Mazmorras o el paraje conocido como el Palo de la Hoz.
Pero espectacular es también el casco urbano, con una historia que se remonta al Paleolítico Medio y al Neolítico, famoso por sus baños árabes explotados desde tiempos romanos, importante plaza del reino nazarí y símbolo de la reconquista cristiana del Reino de Granada, alabada por Ibn Battuta, Washington Irving o Teófilo Gautier, además de varios miradores espectaculares sobre los Tajos, posee una riqueza histórica y arquitectónica incalculable, como el patio y la Iglesia del Carmen (s XVII), la Iglesia de la Encarnación, único templo gótico de la diócesis de Granada, la antigua cárcel mandada construir por Carlos II, un castillo del siglo XIX y varias torres vigías en el municipio, incluso una triste historia cuando un terremoto asoló la ciudad un día de Navidad de 1884. Un lugar en definitiva, que bien merece un paseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s