Concursantes frente a la televisión de la ignorancia

José Luis López Enamorado

Que Tele5 tiene programación basura desde sus inicios es bien conocido, para eso nació. Que Tele5 debe de tener contratados a los mejores ilusionistas capaces de confundir y alelar al pueblo, no lo puedo asegurar con certeza pero debe de existir algo parecido para que semejante programación, zafia y vulgar, tenga el seguimiento que tiene a pesar de la crisis.
Como quiera que he tenido la gran fortuna de trabajar para la mejor televisión española, esto es, La 2 de RTVE, mis parámetros de medición de calidad son bastante exigentes porque para ser así me he preparado durante más de 40 años, exigente para un público que ha de ser exigente y que se merece todos nuestros respetos y las mejores directrices educativas aunque sea desde el terreno del divertimento.
La música, el canto, el baile, el equilibrismo, la magia, la ventriloquía aunque sea descaradamente hablada… son actividades que encajan en el cuaderno de la cultura y las gentes que las practican, ya sea desde el terreno del profesional o del aficionado, invierten horas de trabajo y esfuerzo por mejorarse a sí mismos. Lo hacen con la esperanza de presentarse algún día a castings que le permitan darse a conocer para asegurar su valía y diseñarse un futuro artístico. Sin embargo, estos “apuntes de artistas” desconocen que no siempre los tribunales mediáticos son los mejor preparados para evaluar su actuación y son víctimas de la ignorancia.
Movido por el interés que pueda ofrecerme el programa de Tele5 “Tú sí que vales” me entrego a su seguimiento y se me llevan los demonios para alejarme de semejante infierno. Cierto es que al escenario llegan personajes sin calidad pero, ¡pobres! ellos no son culpables sino los ineptos que los seleccionan en los castings previos de descalificación (no quiero pensar que sean intencionados) y han de soportar los nefastos comentarios del jurado. Jurado… aquí quería llegar. En alguna ocasión he formado parte de un jurado para calificación final y para casting de selección, y confieso que ha sido una labor incómoda por los muchos criterios que hay que analizar antes de determinar. Aquí no, aquí en “Tú sí que vales” ninguno de los componentes del jurado siente el menor ”considerando” a la hora de valorar. Veamos, el único de los miembros que conozco mejor por proximidad en TVE es José Luís Moreno de quien me abstendré de calificar pero que, desde aquí, quiero reconocer su poderío empresarial y sus conocimientos musicales lo que le permite evaluar más acertadamente la actuación que se le presenta. Sin embargo diré que tengo la impresión de que se está beneficiando del programa para acceder, sin esfuerzo económico por su parte, a la selección de artistas con los que cubrir alguno de sus shows o programas televisivos. Yo le aconsejaría que cuando articule al muñeco Rockefeller se cubra la cabeza con una máscara de cuervo para no ver sus labios moverse con descaro o… mejor será, recomendarle al realizador que siempre mantenga un primer plano de la cara del cuervo para hacerlo todo más creíble. A la izquierda del Moreno nos encontramos a Merche, una cantante que se dice que tiene una “labia mu salá”. A mí me parece guapa pero muy poco profunda para analizar determinadas actuaciones y sus comentarios no pueden ser más simples, de andar por casa: ¡qué majo es… me ha gustao pero…. no he terminado de entenderlo… (o algo así). A la izquierda de Merche está Risto con toda su fama de malafollá que ha sabido utilizar pero que estoy de acuerdo con él en un gran porcentaje de sus decisiones incluso cuando, por tocar los cojones y que al concursante no se le suba el triunfo a la cabeza, le otorga un NO. Finalmente llegan otra vez los demonios para llevárseme entre los focos y las gradas del público sobrevolando una figura que se asemeja a la de Shrek, repanchingado en su sillón, con todo su aire de ignorancia y sin importarle un bledo el ridículo que pueda hacer porque…. ¡para eso le pagan! Jamás he podido tolerar que un ignorante valore sin escrúpulos el trabajo de alguien que se lo viene currando desde hace años. Kiko Rivera vive gracias a tres factores fundamentales: su mamá, la ternura del pueblo de pensamiento cómodo y la directiva de cadenas de tv que valora mucho el voto de la ignorancia. Las intervenciones de este individuo no pueden ser más lamentables. Veamos sus análisis: ¡no lo he entendido! ¡a mí no me ha gustao, no me dice nada… pero qué guapas son! (o algo parecido) cuando se trata de una actuación específica en un terreno artístico que, para él, viene de Marte.
Seriedad señores, sepamos distinguir los trabajos bien hechos de los inmerecidos ya que un concursante no tiene por qué someterse al criterio de un individuo que, por simpatía popular, es producto de intereses mediáticos del corazón, un individuo que vive a la sombra de mamá porque ha sido incapaz de prepararse en ninguna materia intelectual porque carece de calidad intelectual, pero que cobra mucho dinero por hacer las tres intervenciones tontas y cavernícolas que hace en cada programa. Aunque los máximos responsables sean los directivos de las cadenas televisivas, creo que cada persona debe auto aplicarse una disciplina de reconocimiento de sus valores y alejarse de interferir, desde su ignorancia, en el futuro de un posible artista. SERIEDAD SEÑORES, SERIEDAD.
Ah! Un abrazo fuerte a las dos personas serias del programa: El Sevilla y Christian Gálvez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s