El ocio de los niños

 

César Torres Martín

 

El pasado 26 de noviembre estuve de nuevo en Micropolix, esta vez me invitaron a las I Jornadas de Ocio Educativo Infantil.
Para quien no lo conozca, Micropolix se encuentra en la localidad de San Sebastián de los Reyes (Madrid), y fue fundado en diciembre de 2008, por lo que ahora cumple tres años. Se trata de una ciudad a escala que integra el ocio y la educación, una ciudad en miniatura para niños entre 5 y 14 años en la que se viven situaciones cotidianas de la vida en sociedad, donde la participación y la experimentación fortalecen y refuerzan las habilidades socioculturales que potencian su iniciativa y autonomía como ciudadanos (para más información: http://www.micropolix.com). Pues sí, es mejor de como suena.
Preocupados por reflexionar y profundizar en las características del ocio infantil, se constituye en este año el Instituto Micropolix de Estudios de Ocio Educativo Infantil (www.institutomicropolix.com), al cual tengo la fortuna de pertenecer como miembro del Comité Científico, y como parte de sus propósitos para activar y fomentar la investigación, el debate y las reflexiones sobre esta temática, organizaron la reunión científica antes aludida.
Bajo la finalidad principal de reflexionar sobre la relevancia del ocio como complemento en el desarrollo social, físico, intelectual y emocional de los niños, durante la intensa jornada que vivimos se llenaron hasta rebosar nuestras talegas del saber con el intercambio de experiencias y conocimientos sobre el ocio infantil. Y en el artículo de este mes hemos querido aprovechar este evento para sintetizar algunas de las conclusiones obtenidas tras las exposiciones y debates producidos en su seno por los especialistas en la materia, y que por su momento y relevancia resulta interesante dar a conocer:
– El ocio es beneficioso porque ayuda a mejorar una situación o condición de una persona, de un grupo o de una entidad; previene condiciones no deseadas y se adquieren experiencias psicológicas satisfactorias.
– El ocio infantil está muy relacionado con el juego, y en esta correspondencia ocio-juego se comparten aspectos como la liberación (autonomía del niño), la interdisciplinariedad (los beneficios que reporta en diversas parcelas del desarrollo humano), el carácter emocional y la condición social, entre otros aspectos.
– En la familia, el ocio del adulto está matizado por el ocio infantil, ya que durante esta etapa se desarrollan actividades compartidas o derivadas del momento. E igualmente el ocio infantil está condicionado por el ocio del adulto, pues los gustos por actividades a desarrollar en el tiempo de ocio se transmiten por imitación.
– De hecho, existe, contrastadamente en varias investigaciones realizadas al respecto, una demanda de ocio en familia, una demanda de tareas a realizar en el tiempo de ocio entre padres/madres e hijos.
– Por tanto, se llega a la conclusión que el ocio infantil se corresponde con el ocio familiar, el cual pasa por una serie de fases que, como en cualquier ámbito de la vida, debemos saber educar. Los padres y madres debemos tutorizar necesariamente las tareas a desarrollar en el tiempo de ocio, y que según la maduración del niño pasaremos por su control, después supervisión, posteriormente acompañamiento y el último escalón obtendrán la emancipación, porque ya se confía en su criterio para elegirlo provechosamente.
– En este sentido, y también aplicado al ocio, utilizo para la explicación de este hecho la metáfora de la cometa. Los padres y madres debemos ir dando carrete poco a poco para que el niño comience a volar, pendientes siempre de poder dar un tirón a la cuerda o recoger carrete para restablecer su vuelo, siendo conscientes de haber hecho todo lo posible para que cuando se rompa el cordel su vuelo sea lo más alto y estable posible.
– Por ello, el ocio infantil ha de servir como estrategia educativa, potenciando la creatividad y minimizando o anulando el consumismo.
– No debemos comparar las actividades de ocio que teníamos los padres y madres a su edad porque el cambio social que estamos experimentando también influye en el tiempo de ocio. En este sentido, son más que notables e influyentes las tecnologías de la información, el aprendizaje y la comunicación (videoconsolas, redes sociales, teléfonos inteligentes o smartphones, etc.).
– Las tecnologías son beneficiosas, siempre que sean compatibles con otras formas de ocio, que no supongan dejar de hacer otras actividades de ocio. Hay que ser conscientes del componente adictivo del ocio digital.
Quizá podríamos ser más conscientes de todo esto, especialmente en las épocas de vacaciones de los niños, como durante el período de Navidad, por eso la oportunidad de este artículo en este número. Feliz ocio ante/con/desde/en/entre/para la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s