Memoria de un pueblo rescatado de las aguas del pantano.

 

 Cuando yo era apenas un crío, se empezó a hablar en el viejo pueblo de Canales que a nuestros pies iban a construir un pantano. Los niños de entonces soñábamos con una barca que nos trasladara por las aguas mansas de ese pantano quizás hasta la estación de Güejar. Pero nuestros sueños se vieron truncados por otras realidades: ese pantano nos iba a expulsar de nuestro querido pueblo. La barca se hundió con nuestro sueño. Nos esperaba un futuro incierto. Lentamente la gente fue abandonando aquel hermoso paraíso para trasladarse mayormente a marginales barrios granadinos. Las indemnizaciones no daban para más.

Resulta llamativo que en un pueblo tan pequeño y en el más absoluto abandono por los poderes civil y eclesiástico, surgieran mentes privilegiadas y de sentimientos profundos de respeto a las raíces e historia de nuestro pueblo que se atrevieron en la oscuridad política y social del momento a adivinar un futuro esperanzador: nuestro viejo pueblo desaparecería barrido literalmente bajo las aguas de un pantano, pero cabía la posibilidad de reconstruirlo en la parte alta del territorio, en aquel lugar conocido por todos nosotros como “los Centenillos”. Lugar pobre -ese nombre así lo sugiere-. Pero sin perder de vista el antiguo asentamiento. Fue un puñado de canaleros que contra viento y marea recorrieron todos los despachos de las administraciones granadinas para ver la posibilidad de seguir viviendo en la tierra que nos vio nacer, para hacer realidad nuestro sueño: que Canales perviva…con su viejo pueblo, sus hermosas huertas, con todos los encantos que encerraban sus fuentes, sus encantadores paseos, las aguas cristalinas de su bello río y con sus verdes alamedas. Que todos los canaleros, todos, pudieran seguir reencontrándose, conviviendo, en la tierra de sus padres, de sus abuelos, de sus antepasados.

Entiendo perfectamente al pueblo palestino cuando mira la tierra que le cobijó durante tanto tiempo y hoy ocupada por otro pueblo. Entiendo perfectamente a aquellas personas que cuando quieren volver a sus raíces, a la tierra que les vio nacer, esa tierra, esas raíces, han desparecido, porque han sido literalmente borradas de la faz de la tierra.

Día 12 de abril nos reunimos los Canaleros y amantes de nuestro pueblo para celebrar la Fiesta de la Primavera, una fiesta tradicional en el antiguo Canales y que queremos recuperar

Esta Fiesta de la Primavera es una más de las actividades programadas para este año por la “Fundación Pro Común de Canales”, Fundación creada recientemente y Registrada como Fundación de carácter cultural en el Registro de Fundaciones de la Junta de Andalucía.

Manuel Rodríguez García, presidente de la Fundación.

Anuncios